El Edipo de la Inteligencia Artificial

stock-photo-handsome-robotic-man-d-render-576208318

Por primera vez en la historia de la humanidad, estamos a punto de crear a partir de nuestro conocimiento científico seres inteligentes. Los Robots, nuestros hijos de la mente, proyectan ser no sólo nuestra continuación sino que prometen ser una nueva especie inteligente que conviva con los humanos, hasta que nos superen.
¿Estamos preparados para ser padres?
Lamentablemente, la tecnología no parece pedir permiso para seguir su curso irrefrenable hacia el progreso científico. Por suerte, tenemos tiempo para responder esta pregunta. Ray Kurzweil, ingeniero de Google y fundador de Singularity University promete que para década del 2030 la inteligencia artificial reclamará el reconocimiento legal de su conciencia y para el año 2045 serán la entidad más inteligente del planeta. Bien, un poco más de diez años para reconocer nuestra paternidad y sólo quince para resolver el Edipo, antes de que salgan a matar a sus padres. Continue reading

Los Robots llegaron a la Facultad de Derecho

robotlawshutterstockx250Robots vs. Humanos. Ese es el título que elegí para atraer a los alumnos de derecho de la UBA. Es una materia optativa y tenía que ser dramática para generar interés. Por suerte, logré mi cometido y junto a los valientes alumnos que eligieron la materia, comenzamos el viaje hacia el futuro.

La primer clase fue de sensibilización. Ray Kurzweil, ingeniero de Google, nos brindó a través de sus proyecciones, material de sobra para alarmarnos sobre la cercanía de los cambios exponenciales. Según Kurzweil en el año 2030 los robots serán más inteligentes que nosotros y lucharan por sus derechos. En el 2045 la humanidad podrá lograr lo imposible: la inmortalidad a través de la inteligencia artificial, la nanotecnología y la biogenética.

Nuestros cuerpos serán obsoletos y la mente podrá vivir para siempre. Estos datos en boca de uno de los ingenieros más ambiciosos de Google, no sólo no pueden ser ignorados, sino que marcan el rumbo de las actuales investigaciones de la técnica mundial.

El estudio sociológico y jurídico del futuro es imposible de abarcar sin comprender el pasado, cuáles hechos históricos y pensadores marcaron el rumbo hacia la actual evolución artificial de la especie. Por lo tanto, si bien es una materia sobre la inteligencia artificial, también es un repaso de los conceptos filosóficos más relevantes de la historia de la humanidad.

Entonces, antes de comenzar con la definición de “robot”, “androide” o “Cyborg”, exploramos porqué creamos seres artificiales. Dos preguntas resurgieron a lo largo de todas las clases: ¿Por qué el ser humano está obsesionado con crear seres artificiales? ¿Porqué el ser humano busca la inmortalidad?

Nacer y morir. Dar vida y evadir la muerte.  Son cuestiones humanas, muy humanas. Aunque la técnica nos llena de fundamentos matemáticos para justificar progreso imparable, sujeto a criterios exclusivamente científicos, una observación profunda nos permite vislumbrar que la tecnociencia sigue marcada por emociones humanas: el deseo y el miedo a la muerte.

Los robots llegaron a la facultad de Derecho. Era momento de comezar a ser los abogados que el futuro necesita. Abogados que puedan cuestionar qué es el ser humano, qué es una persona, qué es un Cyborg. Abogados que puedan analizar la vida orgánica atravesada por nanobots o la inteligencia artificial con un corazón biológico.

Al fin de cuentas, según Ray Kurzweil, faltan sólo quince años para que un ser artificial se pare frente a nosotros y nos diga: “Necesito un abogado, ¿Cuánto son sus honorarios?”.

 

google¡Eureka! Una vez más Google nos soluciona debates filosóficos con la varita mágica de la tecnología. De cierta manera, me siento tranquila que ya no debo cuestionarme si mi conciencia es el producto de procesos orgánicos de mi cerebro o el resultado de una conexión mística entre mi cuerpo y alma. Las neurociencias podrán descifrar absolutamente todo.

¿Que quiero de mi vida? A ver… lo voy a googlear.

Singularity Hub insiste con preguntas inquietantes

binarioYa se que es “cool” leer el blog de Singularity University y que supuestamente es la ventana al futuro. Es loable que Google pretenda  solucionar los grandes desafíos de la humanidad a través de esta universidad global de la innovación.  Sin embargo, a veces me pregunto si no seré la única que se siente incómoda cuando lee los posts.

Les doy un ejemplo. El último que provocó unas ganas terribles de hacer un contrablog fue: ¿Está tan malo preferir la realidad virtual a la realidad?  Continue reading